Los consumidores son siete veces más proclives a considerar positivo el impacto de la inteligencia artificial en la sociedad y en su vida personal

miércoles 19 octubre, 2016

Nueva York – De acuerdo con un nuevo estudio publicado hoy por la firma internacional de comunicación y engagement Weber Shandwick, los consumidores son mayormente proclives a considerar más positivo (45%) que negativo (7%) el impacto de la inteligencia artificial en la sociedad. Cuando se refieren a su vida personal, los consumidores son aún más proclives a considerar que tiene un impacto más positivo (52%) que negativo (7%). El estudio, denominado “AI-Ready or Not: Artificial Intelligence Here We Come!”, ha sido realizado por KRC Research entre consumidores de cinco mercados de diferentes continentes y completado con entrevistas a responsables de marketing.

“Inteligencia superficial” es lo que mejor describe el conocimiento que los consumidores tienen sobre la inteligencia artificial. Mientras que dos tercios (66%) de los encuestados declara que conoce mucho (18%) o un poco (48%) acerca de la inteligencia artificial; el tercio restante (34%) admite no conocer nada. La palabra más asociada con la inteligencia artificial es “robot” mencionada por el 22% de los consumidores de forma espontánea.

Para los que, en la industria del marketing y la comunicación, trabajamos en la intersección entre la tecnología y el ser humano, está claro que la disrupción tecnológica trae consigo retos, pero también oportunidades para impulsar el cambio,” ha declarado Gail Heimann, Presidenta de Weber Shandwick. “Ahora tenemos una referencia de lo que el consumidor medio y el responsable de marketing piensan acerca de la inteligencia artificial. Además comenzamos a entender cómo estas nuevas tecnologías impactan en las experiencias entre las personas, las marcas y el mundo a nuestro alrededor. Es el momento ideal para definir más claramente la inteligencia artificial y explicar su potencial.

El negocio de la inteligencia artificial

La inteligencia artificial está transformando aceleradamente los negocios y el marketing. Cerca de siete de cada diez responsables de marketing entre los encuestados (68%) han señalado que su compañía está actualmente vendiendo, usando o planificando alguna actividad en relación con la inteligencia artificial. Y cerca de seis de cada diez (58%) cree que durante los próximos cinco años, las compañías necesitarán competir en el terreno de la inteligencia artificial para tener éxito. Con respecto a sus propias responsabilidades, el 55% de los CMOs prevén que la inteligencia artificial tendrá un impacto en el marketing y la comunicación mayor que el que han tenido las redes sociales. Esta es una importante afirmación por parte de una profesión que ha sido transformada por completo por las redes sociales durante los últimos diez años.

Preparados para la inteligencia artificial

Solamente el 8% de los consumidores piensa que la inteligencia artificial es ciencia ficción y no se materializará nunca. La gran mayoría restante (92%) piensa que esta llegará con el tiempo. Un 40% piensa que ya está cerca de su desarrollo completo, mientras que un 52% cree que solamente estamos en las primeras etapas de su desarrollo. De hecho, la mayoría de los consumidores parecen preparados para que la inteligencia artificial sea una realidad. Tras escuchar los potenciales beneficios y preocupaciones asociados a la inteligencia artificial, a un cuarto (26%) de los consumidores les gustaría que se acelerara el desarrollo de la misma. A la mitad (52%) le gustaría que su desarrollo avanzara al ritmo actual. Y solamente al 23% le gustaría que se frenara o detuviera su desarrollo. Basándose en sus percepciones actuales, los consumidores parecen preparados para que la inteligencia artificial sea una realidad.

Las funciones de la inteligencia artificial

¿Para qué confiarían los consumidores en la inteligencia artificial? Dos tercios o más, confiarían en ella para alertarles de la toma de medicamentos, orientarles durante un viaje, ocio, seleccionar noticias o trabajos manuales y mecánicos. El 50% confiarían en ella para proporcionar cuidado a los ancianos, consejos sobre salud, orientación financiera y creación de contenido para los medios sociales. Y un 40% o más de los consumidores confiarían en ella para recibir consejo legal, cocinar, enseñar, conducir o actuar como policía. Cómo era de esperar, no ven a la inteligencia artificial como una ayuda para reducir los desequilibrios sociales.

Los medios como los responsables de su difusión

Cuando se les preguntó por de dónde venía su conocimiento sobre la inteligencia artificial, el 80% mencionó algún tipo de medio, internet, redes sociales, la TV, las películas y las noticias. Por lo tanto, la exposición mediática supera, en este caso, a la experiencia personal con la inteligencia artificial como fuente de conocimiento.

De hecho, más de la mitad de los consumidores (59%) ha indicado que han visto o leído algo en los medios sobre este tema o han tenido alguna experiencia personal con este tipo de inteligencia durante el último mes. La gran mayoría de estos consumidores (82%) han declarado que lo que han visto, oído o experimentado ha sido positivo.

La confianza en la inteligencia artificial depende de la experiencia y el conocimiento

Cuando nos referimos a fuentes rigurosas de información acerca de la inteligencia artificial, los consumidores declaran que la fuente más creíble es la propia experiencia personal (46%) y los expertos de tecnología (46%). También han afirmado confiar en los académicos (39%) y en las pruebas de producto por parte de profesionales (38%). Los participantes en el estudio otorgan en este sentido menos peso a los amigos, familiares y otras relaciones personales (28%).

La adopción de la inteligencia artificial genera inquietud

A pesar de la percepción bastante positiva del impacto de la inteligencia artificial en sus vidas y en sociedad, casi dos tercios de los consumidores (64%) mostró su preocupación por el uso o la adopción de la inteligencia artificial; aunque en su mayoría en un nivel moderado (49%). Cuando a los consumidores se les sugirió una lista de posibles inconvenientes de este tipo de inteligencia, la delincuencia y el aumento de ataques cibernéticos fueron destacadas como principales preocupaciones, junto con la potencial pérdida de puestos de trabajo. La investigación también refleja una importante preocupación por la pérdida de privacidad y acceso a la información personal por parte de los gobierno.

Cuando se les preguntó directamente acerca de la potencial destrucción de puestos de trabajo, la gran mayoría (82%) de los consumidores en todos los mercados señaló que esperan esa pérdida de puestos de trabajo por la llegada de la inteligencia artificial. Solamente un 18% espera que este tipo de inteligencia genere nuevos trabajos.

Los precursores de la inteligencia artificial al rescate

El estudio identifica un pequeño pero activo grupo de consumidores que son impulsores de la inteligencia artificial (18%). Estos pioneros allanan el camino para el éxito o el fracaso del producto en cuestión. ¿Quiénes son? En comparación con el consumidor medio, el precursor de la inteligencia artificial es más joven, masculino, educado, trabajador por cuenta ajena, con mayores ingresos y urbano.

Estos “early adopters” son más optimistas sobre el impacto de la inteligencia artificial en la sociedad y en ellos mismos. Como el consumidor medio, estos precursores también tienen una fuerte conexión conceptual entre la inteligencia artificial y los robots y registran las mismas preocupaciones acerca de los peligros potenciales estos avances; específicamente la delincuencia y la pérdida de empleos. Y puesto que el estudio revela que los que saben más acerca de la inteligencia artificial son más positivos acerca de su impacto social y personal, cultivarlos e incentivarlos puede ayudar a difundir la buena imagen de esta nueva tecnología.

Diferencias regionales

Las cinco regiones cubiertas por el estudio tienen algunas características particulares. Más abajo aparecen resumidas. Nuestro informe completo incluye más detalles.

  • Los consumidores chinos declararon tener el mayor conocimiento sobre la inteligencia artificial. Y los consumidores británicos afirmaron tener el conocimiento más débil (el 31% versus el 10%, respectivamente, afirmaron conocer mucho sobre inteligencia artificial).
  • En Canadá, la posibilidad de probar personalmente productos relacionados con la inteligencia artificial fue citada por el 63% como fuente creíble para aprender sobre esta nueva tecnología, sobrepasando a otras fuentes como la revisión de productos por profesionales, que destacó en segundo lugar, citada por el 49%.
  • Los consumidores americanos resaltaron facilitar el entretenimiento o alertar el momento para la toma de medicamentos como las dos funciones para las que más confiarían en la inteligencia artificial (citadas por el 73% en ambos casos).
  • Un número moderado de consumidores brasileños (61%) declaró que el impacto de la inteligencia artificial en la sociedad será positivo, a pesar de que son los que han reportado el mayor índice de preocupación por la adopción de esta nueva tecnología (79%). Favorecer los descuidos y los accidentes son las principales preocupaciones para ellos (93% de menciones en ambos casos). La pérdida de ciertas habilidades es uno de las mayores preocupaciones (98%) de los canadienses.
  • Los británicos son los más proclives a pensar que la inteligencia artificial provocará pérdida de empleos (91%) a pesar de que son, al mismo tiempo, los que menos piensan que esta nueva tecnología vaya a reemplazarles en su puesto de trabajo aunque sea parcialmente (47%). Quizás esta paradoja pueda explicarse porque los consumidores del Reino Unido tienen también una alta percepción (21%) de que la inteligencia artificial es, actualmente, ciencia ficción.

Consejos para la adopción e integración de la inteligencia artificial

Para que las empresas puedan competir con éxito en esta nueva era de la inteligencia artificial, los responsables de marketing tendrán un papel clave en conseguir que los consumidores avancen en el aprendizaje de esta tecnología mientras continúan vendiendo sus productos y servicios,” ha declarado Patrick Chaupham, Vicepresidente Ejecutivo de Estrategia de Tecnología Creativa de Weber Shandwick. “Los consumidores pueden sentirse preparados para la inteligencia artificial, pero tienen ciertas preocupaciones, por lo que un ingenioso equilibrio entre educación y promoción de esta nueva tecnología es el principal reto al que se enfrentan los responsables de marketing.

Este estudio de Weber Shandwick proporciona 10 consejos para los profesionales del marketing y la comunicación y sus compañías para considerar en el momento de introducir o lanzar una tecnología de inteligencia artificial en el mercado. Seis de ellos están  enumerados a continuación. En el informe completo  se puede encontrar la lista completa y la explicación de cada uno de ellos

  1. Ampliar el conocimiento básico
  2. Fortalecer las relaciones con los medios de comunicación
  3. Encontrar a los expertos adecuados
  4. No ignorar las preocupaciones del consumidor
  5. El conocimiento por parte del consumidor es la clave del éxito
  6. Considere prácticas responsables en su sector en el uso de esta nueva tecnología

 

Pincha aquí para acceder al informe completo.

# # #

Acerca del estudio

El estudio ha sido encargado por Weber Shandwick y realizado por KRC Research en Junio de 2016. Se han tenido en cuenta dos segmentos de público. En primer lugar, se realizó una encuesta online a 2.100 consumidores adultos en EE.UU., Canadá, Reino Unido, China y Brasil, que representaban a la población general en cada país. En segundo lugar, se entrevistó telefónicamente a 150 ejecutivos responsables de las actividades de marketing de sus compañías en EE.UU., Reino Unido y China. Todos ellos pertenecientes a compañías con unos ingresos anuales de más de 500 millones de dólares o un nivel comparable en otros mercados.